17 mayo 2008

Propina según países


Todo viajero sabe que hay costumbres tan arraigadas y difundidas de las que le resulta imposible abstraerse. Pero, también comprende, que muchas veces ciertos gestos "naturales" pueden ser tomados como ofensivos. Y entre estos gestos ambiguos se ubica la vieja institución de la propina.

LA DEFINICION:
Según lee en el diccionario de la Real Academia Española, la propina es "un agasajo que sobre el precio convenido y como muestra de satisfacción se da por algún servicio."
Pero claro, el "tamaño" de tal agasajo lo deja en una situación por la que puede pasar como un jeque árabe o un amarrete viajero del cuarto mundo. Y hay casos donde el ofrecer propina puede ser tomado como una falta de respeto.

El Viajero recuerda que en la antigua URSS, los empleados tenían prohibido aceptar una gratificación; pero quien se precie de ser un caballero debía introducir las monedas en el bolsillo de la chaqueta del empleado como al descuido. En la Cuba revolucionaria de Fidel Castro, la consideraron durante mucho tiempo como un insulto. Sin embargo, como sabe El Viajero, hoy no ofende a nadie, más bien gratifica.
Pero claro está, cada rincón tiene su propia pelusa. En España, El Viajero comprueba que en los restaurantes la propina es un gesto de cortesía que se da como agradecimiento por un buen servicio pero en ningún caso es una obligación, como en otros países.


__________________________________________________________________________________________________________________________
LAS GENERALIDADES

*Estados Unidos
En este país lo usual es dejar entre un 15% y un 20% extra en los restaurantes, sin embargo en aquellos lugares más lujosos la norma es dejar el 20%.
Si decide tomar un taxi en alguna ciudad estadounidense lo correcto es dejar una propina del 15% del total de la tarifa. Cuando llegue a un hotel y le ayuden a llevar las maletas, no quedará mal si da US$1 por bolso, pero si está en un alojamiento lujoso, la norma es dejar entre US$2 y US$5.
En caso de que le pida algún servicio simple al conserje del hotel, como conseguir movilización hasta el aeropuerto, lo correcto es dar entre US$3 y US$5.




* Europa

Si su destino es el viejo continente tenga presente que el cargo de servicio está incluido en la mayoría de las cuentas de los restaurantes. Sin embargo nunca será mal visto si deja otro 10% o 15%. Si el monto final no incluye la propina, agregue un 15% a la cuenta.
En el hotel lo correcto para un botones es dar US$2 por bolso, mientras que si quiere que el conserje le consiga algo especial, por ejemplo un tour nocturno por el museo del Louvre, deberá considerar US$30 o más como propina.
A la hora de trasladarse en taxi lo correcto es agregar un 10% a la tarifa total.
En Gran Bretaña, salir a comer implica contemplar una propina que oscila entre el 10 y el 15 por ciento del consumo. Entre los ingleses, una negativa a dejar propina puede terminar en una desagradable discusión.
En Holanda, sobre todo en Amsterdam, los restaurantes y cafés suelen incluir en la cuenta un adicional del 15 por ciento en concepto de "servicio" o sea, propina. Pero los mozos siempre esperan que los clientes "redondeen" las pequeñas facturas o agreguen algo más en las de sumas mayores.
Pero El Viajero sabe que esta costumbre da para todo. En Hungría, por ejemplo, hasta los médicos y los dentistas esperan que sus pacientes paguen el servicio y dejen propina.



*Japón, China y Hong Kong
En estos países el asunto puede cambiar, y se pueden pasar malos ratos si no se conocen las tradiciones y costumbres. Por ejemplo en Japón dejar propinas es considerado un insulto, mientras que si come en un restaurante en China es adecuado dejar un 3%. Si come en Hong Kong generalmente estará incluida en la cuenta, en caso contrario lo correcto es entre un 10% y 15%.
Al movilizarse en taxi, en China no es necesario dejar propina, mientras que en Hong Kong será bien visto dejar alrededor de un dólar.
Si le ayudan a cargar las maletas en un hotel de lujo, lo adecuado es agradecer el servicio con un monto entre US$3 y US$5 por maleta.




*Sudamérica

Según lo consignado por Forbes, en los restaurantes es correcto dejar un 10% extra al total de la cuenta, en el caso de que no esté incluido.
Para los recorridos en taxi será considerado amable si redondea la tarifa total hasta el próximo dólar, y en los hoteles dar el equivalente a US$1 por maleta a la persona que lo ayude.

__________________________________________________________________________________________________________________________

LAS PARTICULARIDADES

En Indonesia está totalmente prohibido dejar sumas adicionales. Por ello, El Viajero mira, pregunta, escucha y observa las costumbres con atención. Aunque, como sabe, el mundo capitalista también reserva sorpresas. En la cadena de hamburguesas más grande del mundo no aceptan propinas.

La propina siempre debe estar acompañada de un gesto de gratitud, no de molestia. Si tiene que dar, piensa El Viajero, que sea con satisfacción. Por tal razón, la propina se acompaña con una sonrisa y, sobre todo, con discreción.

En Grecia, por ley, la cuenta incluye un 15 por ciento de propina, pero si la prestación es buena, el paseante deberá dejar entre un 5 y 10 por ciento más. Algo similar sucede en India, donde los hoteles cargan un 10 por ciento en calidad de servicios, pero mucamas y botones esperan, sonrientes, una gratificación extra.

En ciertos lugares, por ejemplo en el guardarropa de un restaurante o un teatro, las propinas no son obligatorias aunque recomendables. En Praga, Budapest y Viena invariablemente se debe dejar propina por este servicio.

Hay oficios que en todo el mundo dependen y viven de la propina, como las personas encargadas de los estacionamientos de autos. Lo más curioso para el viajero argentino son los choferes de taxis, que en muchos lugares esperan o exigen propinas, lo que no sucede en Buenos Aires. En Francia, los taxistas exigen la propina, aunque ya no es obligatorio dejar el 10 por ciento, como en los restaurantes.

Para El Viajero los peores taxistas son los del Reino Unido, que no se andan con vueltas y exigen hasta un 15 por ciento sobre la ya abultada factura. Otro tanto sucede en Estados Unidos, donde es obligatorio dejar al menos un 10 por ciento de la cuenta. Allí, los trabajadores del volante basan gran parte de sus ingresos en las propinas, por eso las defienden con uñas y dientes. Por esta razón, en Nueva York, El Viajero no discute el precio. Siempre se imagina que detrás del volante está el personaje de Robert De Niro en Taxi Driver y nada más ajeno al deseo de El Viajero Ilustrado que pretender molestarlo.

Fuente:
Taringa!
 

El Rincón de Sombra Copyright © 2008 Black Brown Art Template by Ipiet's Blogger Template